Flowers vs. Plants

Hace unos días alguien tuvo el buen gusto y detalle de regalarme un precioso ramo de flores en agradecimiento a algo que había hecho.

Al ver las flores reaccioné automática e inconscientemente a dicho halago, ¡qué detalle más bonito, pensé!. Las puse en un jarrón y ahí estaban tan contentas. Pero hoy las flores se están empezando a poner feuchas y comienzan a marchitarse… y no puedo hacer nada para impedirlo.

regala-mas-plantas-y-menos-flores

Así que me pregunto…

¿Por qué regalamos flores?. ¿Por qué nos gusta y nos halaga recibir flores cortadas que en unos poquitos días se marchitarán y tendremos que acabar tirando a la basura?

¡Con lo bonitas que son las plantas en sí mismas!, con sus raíces y su tierra, para poder crecer y no acabar en la basura a los tres días.

Un tema económico no es, porque en estos tiempo de usar y tirar, sale más caro comprar un ramo de flores que comprar una plantita con su tiesto. ¡Qué curioso entonces tener esta tradición, verdad?

 

flores que se marchitan vs plantas que crecen junto a ti

A mí en mi casa por ejemplo, me enseñaron a regalar plantas y no flores. Y ahora más que nunca me alegra seguir con esa costumbre; si veo preciso hacerle un regalo de este tipo a alguien, siempre me decantaré por comprar una planta. Una planta que al verla en la tienda la asocies con la persona a la que se la regalarás, ya sea por sus colores o cuidados (cactus para dummies!) o por sus usos (como mi aloe vera precioso).

aloe-vera-regalar-plantas

Y por último, no hay que dejar de lado el escándalo que supone que todas las flores del mundo provengan del Centro de Subastas de Holanda [1] y que éstas se produzcan en su mayoría en Kenia o Ecuador, donde las condiciones laborales y ambientales son más que cuestionables [2]. En el ecuador de la Tierra las condiciones atmosféricas aumentan el rendimiento del crecimiento de las plantas [3]. Los -increíblemente altos- beneficios que la venta de flores conlleva, hace que cualquier método valga para producir más y con menos costes. El primer mundo de nuevo azotando al sur para agenciarse sus recursos. ¿Qué pensará la gente en Kenia que no tiene acceso directo a agua potable del hecho de que con su agua tengan que regar nuestros futuros ramos de rosas?. Antiético total.

Al fin y al cabo sólo son ventajas: ya no es que no vaya a la basura a los tres días y que a ti la planta en cuestión te salga más barata que las flores; es que además cada vez que esa persona la riegue o la vea florecer, sabrá que alguien, con mucho cariño, pensó en ella para dicho regalo.

Las plantas son por tanto, un regalo sostenible y ecofriendly. He dicho.

 

¿Tú qué eliges…?unnamed

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Yo creo que con estos pequeños gestos del día a día es como realmente cooperamos a que las cosas se hagan mejor. Pequeños granitos de arena…

Referencias:

[1] http://www.elmundo.es/internacional/2014/01/16/52d52972268e3e9f318b456f.html

 


porutopias@gmail.com

@por_utopias

Anuncios

Me encantaría leer tu/s opinión/es :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s