Cada cual con sus rarezas, estas son las mías.

En mi infancia y juventud tuve la suerte de tener unos padres que me educaron y enseñaron con sus actos y palabras que en la vida hay que saber apreciar el valor y la utilidad de las cosas, no su precio.

¿Cuánto vale?, preguntaba yo. Y mi madre me decía, una cosa es lo que valga y otra lo que cueste; vamos, el precio que le pongan.

En épocas mejores o peores mis padres se ocuparon de que yo siempre tuviera ropa buena y buenos zapatos; yo no tenía unas “Adidas” o un “Ralph Lauren”. Yo tenía ropa que aguantaba el ritmo de una niña que corría y se tiraba al suelo, ropa que no hacía pelotillas, zapatos que se sustituían no porque se rompieran sino porque ya no me cabían… Heredaba ropa de primos y conocidos, en las buenas y en las malas épocas. No era una cuestión de “pobreza”, era una cuestión de sentido común y de utilizar ropa que aún estaba en perfecto estado. ¡Mis padres eran (y son) anti-obsolescencia programada!. Los calcetines con agujeros se zurcían, no se tiraban. Los juguetes se cuidaban para no destrozarlos, no se compraba porque sí. Así aprendes a valorarlo todo.

 

 

Tendría yo unos 12 años, y me empezaba a dar fuerte con las “marquitas”… Mis padres nos contaron entonces que toda esa ropa y bolsas de la marca Nike, tan chulas y a la moda, las fabricaban niños escalvos en Taiwan o China. Recuerdo cómo mi hermano y yo hacíamos nuestro boicot a dicha marca y buscábamos las Kelme, que mi hermano (¡sin internet!) sabía que se fabricaban en España…

nike just do it explotación

Nos sentíamos orgullosos de conocer esa información y hacer algo al respecto. Fueron mis padres los que nos inculcaron esos valores y yo me sentía feliz y orgullosa llevándolos a cabo.

En mi familia nunca jamás se tiraba la comida, ¡nada!, daba igual si era “época de chuletón y restaurante” o “época de patatas con pan”. Era una cuestión de integridad, de valorar la comida y de valorar poder tener acceso a ella. Pero en los últimos años de Primaria, poco a poco, quise ir abandonando esos principios, sí, prefiriendo dejar algo en el plato y no parecer la muerta de hambre, la gorda que se lo come todo, etc. Cada cual tendrá su historia y sus recuerdos. Fuera de mi casa, esos son mis recuerdos en el colegio, así es como me hacían sentir los demás.

En Secundaria, me iba desentendiendo de esos valores y principios que tan arduamente me habían enseñado mis padres para convertirme paulatinamente en una pequeña consumista compulsiva sin conciencia (ni interés por tenerla), en una fan de las marcas, en una fan del qué dirán. ¿Y para qué?. Lo que quieres es encajar, parecerte a los “guays”, no ser a la que señalan con el dedo por ser diferente, por vestir de marca blanca o llevar a gimnasia (bueno Educación Física) las zapatillas de deporte sin-logo. ¿Culpa suya, culpa mía?. ¿Culpa de la televisión, de las revistas, de los principios de la sociedad capitalista?.

 

En Bachillerato la cosa se calmó porque cambié de colegio y de ambiente. Aunque al principio pensé que me comerían viva, resultó que me di a conocer tal y como yo era, no me importaban tanto las apariencias y mis diferencias resultaban originales, no rarezas.

Eso sí, los primeros años de Universidad, cuando volví a cambiar de ambiente, mi actitud cambió de nuevo, volví a ser esa chica insegura, con una gran personalidad que prefería ocultar. Volví a preocuparme -demasiado- por la apariencia, por querer parecerme a los demás para gustarles y encajar. Pero realmente vivía como si yo fuera así, no lo recuerdo como una pose. Empecé a endeudarme con tarjetas de crédito para comprar, comprar. A preferir tener 10 cosas inútiles e innecesarias en vez de una buena y necesaria. Busco explicaciones, no culpables. De nuevo las revistas, la televisión, la publicidad, el bombardeo diario de actitudes consumistas, esa idea de la felicidad. Así era yo, y me gustaba ser así, ojo. Y lo más triste es que aún con eso, mi adolescencia y juventud se teñía de una preocupante inseguridad y falta de autoestima y autoconcepto que no me hacían tomar las mejores decisiones.

IMG_4297

He de decir a mi favor que siempre conservaba un halo de originalidad y de toque diferente. Unos años después llegó un día en que me debí hartar. No puedo determinar el minuto y el lugar, el cambio de ambiente supongo que también influyó. Empecé a disfrutar más de mis rarezas, de rescatar mis valores y principios, de mostrarme tal cual y no esperar que la gente me adorase por ello. Empecé a disfrutar de dar la nota, de vestir raro, de ser diferente, de comportarme a mi manera, de quererme a mí misma y apreciar mis capacidades, mejorar mi autoestima, la seguridad en mí misma. Y de repente me di cuenta de que eso es lo que a la gente le gustaba de mí, que me sintiera decidida y segura de hacer cosas raras, de llevar ropa de colores que no eran tendencia (¡osea!). No hacía falta que nadie quisiera “parecerse a mí” ni yo parecerme a nadie. Y así encontré la felicidad real, sin aparentar, preocupándome de quien realmente lo merecía.

Y hoy por hoy, todas esas tonterías que me daban vergüenza en el colegio, todo lo que me hacía sentirme inferior, cosas que mis padres me enseñaron y yo llegué a despreciar, es ahora lo que soy y lo que me enorgullece. Ahora es lo que me determina. Y es un lujo saber que no lo he inventado yo, que fueron ellos quienes me lo inculcaron. Me encanta rebañar el plato en un restaurante, me encantar pedir lo que sobra para llevar, me encanta no sentir vergüenza, me encanta sentirme orgullosa de no tener que aparentar, me encanta arreglar las cosas, zurcir los calcetines, reusar las cosas una y otra vez, utilizar los cartones y plásticos del supermercado para fabricar chorradas que acabaría comprando en el “todo a cien”. Me encanta preocuparme por las pequeñas cosas, filosofar y llevarlo todo al terreno psicológico para encontrar la felicidad y compartirla con los demás. Me encanta que esa rebeldía y deseos de cambiar el mundo que no tuve a los 17 los tenga ahora, que esa sea mi forma de vivir y de actuar.

Puede ser que en un momento de mi vida fuera lo contrario, y no me arrepiento de ello. Porque sin la educación y esmero de mis padres, sin mis errores y falta de autoestima, sin mis cambios y madurez, sin todo eso no sería quien soy. No me importa que la gente sepa que fui así, casi lo prefiero. Pero la gente ha de entender que todos evolucionamos, ¿a mejor?, ¿a peor?, ¡a diferente!. Yo soy la misma pero me he hecho mayor a mi manera.

“If you are always trying to be normal, you will never know how amazing you can be.” -Maya Angelou

“Si siempre intentas ser normal, nunca sabrás lo increíble que puedes ser”


 

Anuncios

2 comentarios

Me encantaría leer tu/s opinión/es :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s